24 jun. 2012

Just... don't ask me why again.


En mi vida he cometido muchos errores, pero han sido todos por la misma buena causa -y diciendo esto me voy consolando. 

Hay mucha gente que precisa de vivencias para escribir... yo no. Lo que proyecto sale de muy adentro, tan atrás, tan debajo incluso del subconsciente, que después mi mente se queda temblando de la necesidad de probar aquello que la tinta acaba de marcar sobre el papel, relatando hechos o enmarcando situaciones. Y claro, eso no es siempre recomendable; en ese mundo interior la sangre no fluye del mismo modo por las venas, no duele, ni tampoco genera amor... y mucho menos odio, como sí sucede en el mundo real, cuando intentas probar esas fantasías. 

Mis impulsos se mueven persiguiendo una historia, y mi propia historia, mientras tanto, queda relegada a un ingente cúmulo de errores, fruto únicamente de la voluntad pasional de existir nítidamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario