28 sept. 2010

Bang! Primer disparo.


Hoy me he dado cuenta de muchas cosas, digamos que ha sido uno de los días más lúcidos que he tenido.
Primero he sido consciente de la curiosa velocidad del tiempo.
Después he caído en la cuenta de que no soy tan niña.
He reflexionado sobre hasta qué punto es nuestro subconsciente el primero en captar lo que nos gusta o no nos gusta de cualquier expresión artísitca.
Ahora estoy sentada en mi vieja cama de siempre y estoy escribiendo porque mientras volvía a casa después de una sesión de cine en casa de una de las partes importantes de mi ser, llamémosle Azul, me he dado cuenta de que si mi vida fuese una película sería una de esas en las que la protagonista -ego- iría andando por la calle siempre con un libro o una carpeta, se pararía en bares de ambiente literario a tomar un café o una infusión o en algún parque, a observar el mundo en su esplendor y fotografiarlo, y toda la acción estaría constituída por mis pensamientos, dichos en voz alta.
Una curiosa mezcla de cine y radio, sí señor.


Imagen: Campo Ruído, Camariñas. Belén Rey.

1 comentario:

  1. Me gustan las películas en las que toda la acción está constituída por pensamientos dichos en voz alta :)
    Y me gusta leer tus reflexiones, y que, como siempre, las compartas conmigo. Yo compartiré contigo mis pensamientos azules.

    :)

    ResponderEliminar